miércoles, noviembre 10, 2010

Los Aldeanos en Miami

Los Aldeanos llegaron ya y llegaron cantando rap ... y también un poco de otra cosa.

Anoche estuvieron en Esta Noche Tunight con Alexis Valdés y realmente los vi muy incoherentes. Cuando los oia y veia hablar mi primera impresión era que estaban asustados. Ya después te dabas cuenta que tenías razón ... estaban asustados.

Muchos de sus defensores los he visto decir que es que vienen con un discurso conciliatorio ... uaooo. O sea, ¿los que quieren conciliar se traban en las respuestas?

A estos muchachos hay que reconocerles el valor de decir algunas cosas (algunas ... otras no) que pocos se han atrevido a decir en una Cuba complicada para estar hablando en tono alto (hay muchos que describen esto con malas palabras graves ... no me gusta ni tampoco es para llegar a eso ... que mambises tampoco son). Entre sus seguidores en Cuba son realmente ídolos por el atrevimiento de sus canciones. Pero es una lástima que lo que proclaman no lo analicen aquellos que van a todos sus conciertos. Sus canciones, en tanto su forma de pensar, tienden a la anarquía ... al poder de nadie ... a que to'el mundo es malo. A mi modo de ver las cosas, eso le ha dado seguidores y los ha mantenido ahí, sin que les caigan arriba. Al final la anarquía no triunfa en ninguna parte. No hay peligro.

Pero al sacarlos a ver un poco de mundo (y a comer y beber también un poco de mundo) se los percibe en un cambio de tono ... y no musical. Ahora hablan de paz y reconciliación ... pareciera que están en un concurso de Miss Universo. Pero esa reconciliación no concilia con sus canciones, ni ese amor es el odio que hay en sus canciones ... y en sus gestos.

¿Talento? No se, no me atrevo a juzgar mucho porque no soy crítico de arte. Para mi gusto (y el de muchos), solo son unos muchachos molestos con su habitat, narcotizados por un odio aupado por miles pero que al final va dandole paso a la realidad que se los comerá porque si no desbarran en contra del gobierno cubano ... perdón ... ellos ya aclararon que no estan ni a favor ni en contra del gobierno, sino todo lo contrario ... pues no serán nada.


En fin, los veo atrapados entre los favores y los seguidores sin poder elegir el camino del talento.