viernes, noviembre 12, 2010

Un Candido Fabre no tan candido

Es curioso ver como un aparente poco hidalgo, pequeño y de ojos extraviados cantante cubano ha llegado al canal 41 (AmericaTV) a batirse como un guapo en una entrevista sucia, con un entrevistador de poco estómago.

Y salió bien parado el Fabré. Mis respetos por demostrar que tiene valor y sabe batirse en un medio hostil, solo o casi apoyado por un público que no entendía muy bien cuales eran las segundas intenciones del programa.

No comulgo con las ideas ni el actuar del gobierno cubano pero veo como un acto sucio y bajo el tratar de aplastar (son muchos los términos que pueden ponerse) a un hombre que ha llegado como invitado tuyo y tratar de someterle y humillarle ante las cámaras en una situación tan delicada y de hilos tan invisibles como peligrosos como es el de un cantante que llega al foco del exilio cubano a cantar y después debe regresar a Cuba. De la entrevista a Candido Fabré hecha (si se puede decir tal cosa) por un de-pronto-exiliado locutor venezolano llamado Nelson Bustamante, queda claro que hay segundas intenciones. ¿Por qué ese ensañamiento?
Parece ser que todo viene por una perreta (justificada o no) del señor Romay, dueño del canal con lo ocurrido con Los Aldeanos.  Al parecer, nunca se puede ser absoluto, el duo (de tres) de cubanos que forman los controversiales Aldeanos fueron contactados en Cuba por la señora Gisela Hidalgo con vistas a contratarlos a dar concierto y a participar en algunos programas de televisión en Miami. Esta señora aparentemente le vendió (o lo hizo en representación de ellos ... nunca se sabe) los derechos exclusivos del contrato de Los Aldeanos (y de Silvito ¿El Libre? y del pintor) al canal 41 .. el del señor Romay.

Pues parece que los muchachos no estaban muy claros de lo que tenían que hacer en Miami. Al punto de llamar en Cuba a Hugo Cancio (me "cansio" de oir hablar de este hombre) para preguntarle de cómo era el asunto ese. Hugo, dice el ... nunca se sabe, que no estaba al tanto de la situación, que les dió unos puntos a exigir y la forma de contactarlo una vez que estuvieran del ansiado otro lado del canal. Pero de otro canal se trataba el problema, ellos no querían presentarse ni en el programa de Oscar Haza (razonable si se entiende lo difícil de andar por el borde de la espada), ni al de Carlos Otero (yo imagino ... nunca se sabe, que esto es debido a la mala fama que ha ido alcanzando dicho programa por cosas como la entrevista a Buena Fe, etc.). Esto los dejaba con la única opción de ir al programa de Fernando Hidalgo pero ellos no bailan bien ni creo que quieran presentarse bikinis en público.

Así las cosas cuando llegan a Miami (la tierra de la polémica) y exponen su exposición antes expuesta, los van a ver al hotel previamente pagado por el canal 41 (bueno, pagaron el alquiler de la habitación y otros menesteres) unos funcionarios de AmericaTV y en buen tono se armó la gorda. Si no iban a los programas del canal que pagaba todo pues se iban a la calle. Ellos a que me lo pienso y los otros a que te dejo en el hotel hasta mañana y ellos al otro día con maletas sentados en la recepción del hotel disfrutando del agasajo en Miami y llamando a Cancio (¿ya había dicho que me cansio?) y Cancio que está en Orlando que va para allá en cuanto se baje del raid y logre componerse de los sustos.
Pero a todas estas la Gisela que los contrata no aparece en el cuento.

Los asustados Aldeanos van a casa de alguien y Cancio (¿ya ..? si, ya lo había dicho) se convierte en benefactor supremo. Dicen que siguen con la idea del concierto porque sino para qué sirvió todo este brete.

El señor Romay (bueno ... nunca se sabe) se molesta con todo el dinero invertido y tirado por la borda hacia los pasillos de MegaTV y decide hacerse el malo. Pone a Candido Fabré en su show estelar (si, ese en el que sale Carlos Otero pellizcándose ... no se ... yo nunca lo veo ... es que la imagen de los anuncios es la de un circo de pueblo con mujer con barba incluída) y por razones que desconozco (el chisme no llegó ahí) Carlos cedió la presentación e intento de fusilamiento al Nelson Bustamante para que este intentara liquidar a un enconado (¿no es mala palabra? ... es que se confunde) luchador de las palabras mas que de las ideas.
¿El saldo?

- Desprestigio para AmericaTV.

- Puntos a favor de Candido Fabré (con quien no comulgo mucho ... pero igual no comulgo nunca con nadie ... ni conmigo mismo) que demostró no ser tan candido (no va a tener que cambiarse el nombre ... yo soy Delgado de apellido y después de algunas libras logradas en Miami sigo luciendo mi apellido materno).

- Sigue sin gustarme la música de Los Aldeanos (esto no tiene nada que ver ... pero lo digo porque el que escribe soy yo), pero ahora entiendo un poco su susto del enfrentamiento a los medios en Miami.

Y después de todo, a nosotros en Miami nos han dado por donde mas nos gusta ... el brete.